Páginas

6 de enero de 2010

Conjuguemos


Yo soy musul
mán.
Mi alquibla es una rosa roja.
Mi mezquita es la primavera,
mi piedra de la oración es la luz.

(S.Sepehri, “Los pasos del agua”)

Más allá de buenas intenciones, de las que dicen está empedrado el del infierno, pongámonos en el camino de los buenos deseos y comencemos el año como terminó: con un poema persa.

El deseo tiende al futuro, aunque esta proyección lo pueda volver inalcanzable o inasible. Por eso, Sohrab Sepehri utiliza con profusión ese tiempo en su poema, el cual concluye con el verbo amar.

Ay si conjugásemos en presente para que este fuera más pleno y menos averno.


Y UN MENSAJE EN EL CAMINO

Vendré un día y traeré un mensaje,
meteré luz en las venas,
y alzaré la voz:
“¡Oh vosotros que tenéis la cesta llena de sueño!
Traigo manzana, manzana roja del sol”.

Vendré, daré un jazmín al mendigo.
Obsequiaré otro zarcillo a la bella leprosa.
Diré al ciego: “¡Qué vistoso es el jardín!”.
Seré un errante, daré vueltas por los callejones.
Pregonaré: “¡Rocío, rocío, rocío!”.


Un pasajero dirá: “Verdaderamente es una noche oscura”.

Le daré una galaxia.
En el puente hay una chiquilla sin piernas,
le colgaré la Osa Mayor del cuello.

Eliminaré todos los insultos de los labios.
Tiraré todas las paredes de su sitio.
Diré a los salteadores de caminos:
“Ha llegado una caravana y su mercancía es la sonrisa”.
Romperé las nubes.
Araré los ojos con el sol, los corazones con el amor,
las sombras con el agua y las ramas con el viento,
y juntaré el sueño del niño con el murmullo de los grillos.
Levaré globos al cielo.
Regaré las plantas.
Iré donde se están los caballos y las reses y les echaré verde hierba de caricia.
Para la yegua sedienta, traeré un cubo de rocío.
Para el burro viejo, espantaré sus moscas en el camino.

Vendré sobre todos los muros,
plantaré claveles.
Debajo de cada ventana recitaré un poema.
A cada cuervo daré un pino.
Diré a la serpiente: “¡Qué encanto tiene el sapo!”.
Haré amistad.
Daré reconocimientos.
Pasaré caminos.
Tomaré la luz.
Amaré.


Sobre Sohrab Sepehri:

10 comentarios:

  1. Que palabras más bellas. Me ha encantado. Sin duda que investigaré más sobre el autor... que cosa más bonita.

    Gracias por el descubrimiento.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  2. Ah, Adolfo: aun traducido, el poema tiene una fuerza especial. Vas a tener que dar muchas vueltas por la Red para seguirle la pista a este pintor poeta o poeta pintor, pero merece la pena.

    Hay que sacar fruto o partido de horas y horas de pesquisas sobre la cosa persa. Me parecía injusto hablar sólo de problemas y de amargura.

    ResponderEliminar
  3. Seré sincero (y en el camino "ingenuaré"). Pienso que algo va mal en el mundo si tanto me sorprende leer palabras tan bellas procedentes de tierras tan hostiles. Digo "me sorprende" aunque creo (muy a mi pesar) que no me sucede sólo a mí, de ahí que diga que algo va mal en el mundo y no sólo en mi mundo. Ojalá fuera sólo en mi mundo y con éste y el poema del año pasado hubieras abierto así los únicos ojos que se dejaban engañar.

    Gracias, Juan Carlos ;)

    ResponderEliminar
  4. Precioso en forma y contenido.
    Sí que es cierto que hay que conjugar más y mejor. Este poema lo deberíamos poder recitar todos en pasado, para promover que haya otros que lo quieran hacer suyo en el presente. Y que el futuro no sea una simple utopía.
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Toda una declaración de intenciones, ya sean pasadas, presentes o futuras. Muy bonito, realmente

    ResponderEliminar
  6. Siempre hay algo más allá que nos devora o nos sorprende.
    Creo que todas las acciones que se propone el poeta, van como aseguradas, es decir, hacer algo, amar, plantar, reconocer... pero hacerlo de una forma especial, a la que nadie pueda poner peros, ni cortapisas.
    Es diferente a lo que vemos en los poetas nuestros más conocidos.

    ResponderEliminar
  7. Anna y punto9/1/10 2:51

    Araré los ojos con el sol...

    Esta frase se me ha quedado clavada. No se si por su belleza, su fuerza o lo que me hace temer. Que bonito tu caminar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Míster: algo va val en el mundo, pero eso no obsta para que nos dejemos soprender. Decía, creo que Ramón Trecet, que a veces lo único que te hace sobrellevar la vida en este maldito mundo es un poco de belleza.

    Sí, Markos y Francisco, estoy de acuerdo con ustedes. Por eso traje aquí el texto.

    Froilán: todos los buenos poetas son diferentes. En cuanto a los más conocidos, dentro de la diferencia, habría que precisar.

    Anna: el poema, considero, está lleno de frases con acierto.

    ResponderEliminar
  9. Ay, mañana, mañana y el mañana nunca llega, porque siempre está ahí detrás escondido. [ Mírame a mí, que siempre llego a destiempo ] Y que lo hagan otros, que yo no puedo ó no quiero, o no puedo porque no quiero. No sé cuál de los dos verbos es más desgarrador: si la pereza o el desespero.

    Me guardo el poema, pa. Ye guapísmo ^^ Besines

    Amaré

    ResponderEliminar
  10. Kir: o como decía Lope de Vega, "siempre mañana, y nunca mañanamos".

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir