Páginas

20 de diciembre de 2012

'Pecunia non olet' o cómo firmar un decreto


No hacía mucho caso de algaradas. La voluntad de la masa ignorante ya se había manifestado en las urnas, así que lo razonable era dejar hacer a quienes, como él, más sabían y más valían. Sin embargo, los gritos de un tropel de jubilados a los que iba a rebajar la pensión lo inquietaron esta vez. No fue que se conmoviera, pues, a fin de cuentas, todos tenían que arrimar el hombro en una situación de crisis, sino que le preocupaba que su estreñimiento se convirtiera en algo proverbial. Oyó que decían: “¡Ministro: vete a cagar!”.

Aficionado al cine, recordó cierta secuencia de El fantasma de la libertad. Hizo varias llamadas a conocidos anticuarios y restauradores. Al cabo de dos semanas, el sillón inodoro estaba instalado en el despacho. Levantó la cubierta del asiento y, mientras una placentera y rugiente catarata lo aliviaba, firmó el decreto. “Qué fácil es –se dijo- contentar a la plebe y legislar como Dios manda”.

8 comentarios:

  1. Todavía te queda ironía, eso es que el mundo seguirá girando.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Markos!

      A raudales. Sin embargo, ocurre que, aun tomando distancia, me llega el hedor.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues, por no repetir, te digo lo que a Markos. :-)

      Eliminar
  3. Precisamente en mi libro cuento la historia de Vespasiano y su "pecunia non olet" a raíz del impuesto sobre la orina y, casualmente, lo titulo el Rajoy en tiempos de la Antigua Roma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Casualmente? Yo diría "causalmente".

      No me extraña, Javier, que cuentes o recrees la historia de la frase. Por cierto, me atrevería a decir que solo en parte Vespasiano tenía razón. Mejor dicho: habría que apostillarlo: si el dinero no huele, no se puede decir otro tanto de quien lo maneja a espuertas.

      Eliminar
  4. vecino, lo que cuentas es una doble cagada: la fisiológica en sillón dorado y la intelectual al firmar el decreto. Así es Mariano, un gran cagador en todos su ámbitos de actuación. Uno llega a pensar que era mejor antes, cuando no hacía nada.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir