Páginas

29 de noviembre de 2012

La reina va a rezar


Despertó bañada en sudor y en el desasosiego del sueño. No sabía si le disgustaba más el hecho de comprobar que una reina está sujeta a la materia como los demás mortales, o la flaqueza de su mente, que había abierto un resquicio a la idea del fracaso, pues no otra cosa significaba para ella ver cómo las escaleras del palacio se pudrían hasta convertirse en polvo.

El recuerdo de la debilidad y el sudor cedieron en el baño. En el espejo era la de siempre y, al fin y al cabo, había problemas o desgracias más acuciantes que un sueño desagradable. Su pueblo, un pueblo de trabajadores, sufría, aunque la razón le decía que era conforme a ella que se racionase la escasez en época de crisis.

Aquel era un día importante. Había una reina en los cielos a la que impetrar para que la pobre gente no desesperase. Un gesto de humildad de su parte podía convertirse en algo más que un símbolo de respeto, aunque fuera impostado, a lo desconocido. Ella, reina en su tierra, acudiría al templo y se uniría a los rezos de su pueblo.

Cubrió su cuerpo de negro, como el protocolo establecía para la ocasión. Antes de ponerse la mantilla, pensó que no estaba de más echar un vistazo a la despensa. Como faltaban algunas viandas con que reponerse al término de la solemnidad, chasqueó los dedos y se multiplicaron los panes y los peces.

Camino del templo concentró el poder de sus artes mágicas en ocultar a los ojos de sus súbditos las pezuñas que asomaban bajo el vestido.

11 comentarios:

  1. Y el rabo, que eso no falta nunca en estos casos; además, le sirve de látigo para fustigar a los súbditos díscolos. Eso sí: como último recurso, ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja.

      Como gustes. Aunque el personaje está inspirado en las leyendas sobre la reina de Saba.

      Eliminar
  2. Las leyendas sobre la reina de Saba, ahora mismo las desconozco o, al menos, mi memoria no logra rescatarlas de algún lugar recóndito. Pero el relato me ha parecido de un realismo extremo, me explico. Todo en él desvela el velo de hipocresía con el que pretenden tapar engaños, dislates, robos, obscenidades, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has equivocado, creo, en la lectura. La inspiración en la reina de Saba es circunstancial: se la imaginaban con las piernas peludas y con pezuñas de cabra o de burro.

      Me entretiene jugar con referencias de este tipo y, a veces, darle vuelta a leyendas y mitos.

      Eliminar
  3. ¡Se me olvidaba! La música no he conseguido oírla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora funciona, aunque tarda un poco en cargar. Cosas de internet.

      Eliminar
  4. ¡Funciona! Me gusta. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. No conocía nada sobre la reina de Saba. Me has hecho documentarme un poco.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Juanjo, la reina de Saba es solo un pretexto.

      Eliminar
  6. Anónimo4/12/12 6:57

    Does your web site create a contact page? I'm having problems locating it but, I would like to send you an e-mail. I have some creative ideas the particular blog you might want to be excited by hearing. You ultimately choose, great blog and I are excited to be witnessing it expand in time.
    Feel free to visit my site : flokib.at

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks.

      You can e-mail me if you click the link on the sidebar (the mailing envelope).

      Eliminar

Piénselo bien antes de escribir