Páginas

31 de octubre de 2012

Flores de metal


Una flor más de estaño o plata,
Tan dúctil al jardinero
Como la semilla de polvo
Que opone su forma a la vida
Y en ella traza su figura.

También tú despediste,
En la arena blanda y caliente,
Entre lágrimas y añoranzas,
A otra flor, de estaño, de plata,
Y, al cabo, de ceniza.

Indago en ese abrazo
Y pregunto a la noche
Por el metal con que el orfebre
Recubrirá este bulto,
Flor deshojada en cuyo hueco
Se envuelven los recuerdos
Ante la reja del jardín.

10 comentarios:

  1. Bello poema en el que se adivina una amarga tristeza.

    La música cambia las tornas y levanta el ánimo.

    Ambas cosas geniales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      Se me va muriendo, digamos, la gente. Es el motivo del poema.

      En cuanto a los gallegos blueseros, los sigo, más o menos, desde que entraron en la Tonky.

      Eliminar
  2. Sí, un poema de añoranzas, de lo efímero de la vida. ¿Qué hay más efímero que la vida de una flor?
    Muy bonito, vecino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Más efímero? Cada sístole o cada diástole, cada inspiración o cada expiración.

      Gracias.

      Eliminar
  3. Triste pero precioso homenaje de despedida a los que se nos van...
    Besos enormes Juan Carlos y que tengas una estupenda semana,

    ResponderEliminar
  4. El frío metal mató la frescura de la flor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir