Páginas

9 de septiembre de 2011

Marea verde

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El profesor es docente
fuera y dentro de las aulas.
Todo falsía su rostro,
Espe sueña con su panda,
prevarica y manipula
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Verde viste la enseñanza;
Figar la sigue mirando:
espera privatizarla.

Verde que te quiero verde.
Siete estrellas acompañan
a la rancia: los Botín,
Rouco y más camisas pardas.
Y Figar frota su aliento
con la lija de sus ramas
y al interino garduño
clava sus espinas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?
Ella sigue con su banda.
Viene la marea verde
a luchar por el mañana.

--Comadre, quiero cambiar
afines sólo por guasa,
irlandeses muy devotos
de Su Santidad El Papa
por docentes bilingües,
desde La Cabrera a Parla.
--Si yo pudiera, Lucía,
hasta capilla plantaba
en todo cole e instituto
de Aranjuez a Peñalara.
--Comadre, llama Botín,
no podemos darle largas.
Quieren más desgravaciones
coleguis de la privada.
Ya he colado el Plan Refuerza,
mas no se agota mi saña.
--Da algo por tutorías.
Da en los medios la matraca:
gritan sólo liberados
y un profesor perroflauta;
izquierdistas radicales
y alguna FAPA de caca.
--Subiremos victoriosas
hasta las altas barandas
diciendo: “Ora et labora;
la culpa es de los sociatas,
del despilfarro y la crisis,
de lo que cagó la gata”.

Ya suben las dos comadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre,
dejando un rastro de lágrimas.
Sangre de la escuela pública,
lágrimas de otra esperanza
en una avenida verde
que henchirá la madrugada.

Verde que te quiero verde.
Verde viento, verdes ramas.
Las dos comadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
--¡Comadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde tu BESCAM amarga?
¡Cuántas veces la esperé!
¡Cuántas veces la esperara,
mientras la marea verde
me pitaba y me pitaba!

Sobre el rostro de las calles
crece la verde oleada.
Verde de luz, ansia verde,
en los reflejos del agua.
Una voz de muchas voces
a la corriente acompasa.
La noche vistió de verde
aguardando la mañana.
Alumnos, padres y profes
en las aceras cantaban:
“Verde que te quiero verde;
verde viento, verdes ramas.
El profesor es decente
dentro y fuera de las aulas”.

11 comentarios:

  1. Juan Carlos,¡qué bueno!.Si no fuese una realidad palpable sería para reir.Tristemente,es todo lo contrario

    ResponderEliminar
  2. Juan Antonio10/9/11 1:29

    Grande! Te pido permiso para poner en nuestro blog Un poema cada día.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  3. No me ha sorprendido, te llevo leyendo desde hace tiempo y me gusta tanto tu prosa como tu poesía. Me ha encantado. Te pido permiso para darle toda la publicidad posible. Gracias. Juan Cruzado.

    ResponderEliminar
  4. Felipe: es cierto. Pero no me resigno a aceptar la situación sin más.

    Juan Antonio y Juan Cruzado: permiso concedido, por supuesto. El poema sale de experiencias que no me pertenecen sólo a mí. Y, todo hay que decirlo, me hace ilusión que lo puedan leer más personas.

    Juan Antonio: tengo que echar un vistazo a ese blog.

    Gracias a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Simplemente... ¡gracias!.

    ResponderEliminar
  6. Juan Antonio10/9/11 17:21

    He consultado y al final lo hemos publicado en
    http://lasombradelmembrillo.com/asombra2/
    ¡¡¡Gracias y ánimo!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti, José Antonio (supongo que eres también el anónimo). La página que enlazas pasa a mi blogroll. Ahora dejaré allí un mensaje o comentario.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que Felipe tiene razón, lo triste es lo cierto de todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Gran trabajo, vecino, y qué mejor inspiración para ello que el "Romance sonámbulo" de Lorca, porque al final, así es como marcha España, sonámbula, y nuestros hijos convertidos en zombis gracias al modelo de enseñanza (?) que nos van imponiendo poco a poco.
    En esto, como en todo lo demás, los tintes han de cambiar, que el verde ya no vale y la cosa torna a rojo, pues
    "Que no hay cáliz que la contenga,
    que no hay golondrinas que se la beban,
    no hay escarcha de luz que la enfríe,
    no hay canto ni diluvio de azucenas,
    no hay cristal que la cubra de plata.
    No." ("La sangre derramada", F.G.Lorca)

    ResponderEliminar
  10. Recuerda que el verde es el color de la esperanza. ¡Ánimo, mucho ánimo!

    Te dejo un par de links, que creo que te gustarán

    http://elventano.blogspot.com/2011/09/carta-abierta-de-una-alumna-de.html

    http://elventano.blogspot.com/2011/09/maestros.html

    ResponderEliminar
  11. Sin tiempo para quitarle telarañas al blog.

    Gracias, Juanjo, Francisco, Kir, por vuestra presencia.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir