Páginas

10 de agosto de 2009

Aguaviva: "La canción del niño que quería ir a la Luna"


Corría el año 1972, cuando el grupo Aguaviva publicó La Casa de San Jamás. La Casa de San Jamás estaba en un país “en el que el cuento se hacía historia, la conversación, poesía y la leyenda, ley”. En “La canción de la que no quiere mentir” se oía a Gloria Fuertes recitar:

Sé que a veces mentimos
Para no hacer un muerto,
Para no hacer un hijo
O evitar una guerra.

Quizá fue un tiempo en el que no sobraba decir verdades como puños; pero podía costar la vida o la cárcel. Tal vez por eso se hablaba de imposibles y se enmascaraban con alegorías o símbolos la esperanza y los deseos de una vida más plena.

Tal vez por eso, unos años después de que el hombre la pisara, los Aguaviva imaginaron “La canción del niño que quería ir a la Luna”:

Quiero plantar un árbol en la Luna, madre,
Porque la hermosa Luna es sorda y fría.
Quiero tejer un nido de gorriones, madre,
En la Luna que es gris y que no alienta.
Quiero estrechar la mano al selenita, madre,
Aunque sea de piedra y de silencio.
Quiero apoyar con fuerza mis labios en la Luna, madre,
Como si fuera un tibio cutis de muchacha.

Quiero plantar un árbol en la Luna, madre.
Quiero tejer un nido de gorriones, madre.
Quiero estrechar la mano al selenita, madre.
Quiero apoyar mis labios en la Luna, madre.

Quiero que, cuando lleguen
Los sabios hombres a la Luna, madre,
Aprendan de una vez
Lo que es un árbol, un gorrión,
La mano de un amigo
Y un rostro al que se ama,
Porque los sabios hombres, madre,
Casi lo han olvidado.

Quiero plantar un árbol en la Luna, madre.
Quiero tejer un nido de gorriones, madre.
Quiero estrechar la mano al selenita, madre.
Quiero apoyar mis labios en la Luna, madre.





Un árbol, un gorrión, la mano de un amigo y un rostro al que se ama... No se les olvidará a los pajaritos de este árbol cuando, dentro de unos días, se vayan otra vez de viaje.


9 comentarios:

  1. ¿Un emoticono con la labia que tienes, Dezaragoza?

    Menos mal que no anda Cypher por aquí ahora...

    ResponderEliminar
  2. Sí que ando. Y sólo digo:

    ;D

    ResponderEliminar
  3. No la conocía. Me ha gustado y me ha evocado tiempos en los que se daba importancia al contenido, al arte subyacente, en lugar de verlo como un producto que había que vender.
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Me alegra, Markos, que te haya gustado.

    Mucha polvareda levantaron los Jarcha con "Libertad sin ira", pero los también andaluces Aguaviva abrieron el camino con planteamientos parecidos, pero, desde mi punto de vista, más profundos y de mayor calidad.

    Es cierto que las leyes del mercado al convertir todo en un producto a veces no nos dejan ver los árboles del bosque. Si pensamos en contenidos, no faltan; pero hay que buscarlos o encontrarse con ellos. Estaba escuchando ahora el disco que grabaron The Neville Brothers, en el que hay algunas cosillas que igual merece la pena comentar.

    ResponderEliminar
  5. Estupenda la letra. Muchas gracias por el descubrimeinto.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti, Adolfo, por saberla apreciar.

    Porque dum loquimur fugerit invida actas... Sí.

    ResponderEliminar
  7. Anonymous9/6/10 19:19

    Aguaviva trabajó con la calidad en unos momentos en que el panfletismo era lo fácil y socorrido.Nunca se vendieran al mitinismo seductor.Se curraron producciones con los mejores músicos-arregilista-composiores de la época:pepe nieto,manolo díaz...poesía,música selecta,ninguna preocupación de mercados,buenas producciones y muy dignos directos fueron el comportamiento y la trayectoria de uno de los mejores y más dignos grupos,sino el mejor,de la época en aquella España.

    ResponderEliminar
  8. No le falta a usted razón, Anónimo. No he sido demasiado partidario de lo que usted llama mitinismo, entre otras razones, porque me parecía escaso musicalmente. Ciertamente, los Aguaviva fueron otra cosa.

    Gracias por la visita y por sus palabras.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir