Páginas

9 de febrero de 2013

Prietas las filas en el búnker


9 comentarios:

  1. Dedicamos la viñeta a Juanjo, que echaba de menos estos divertimentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece el honor. Ojalá nuestro país no diera para tales menesteres...

      Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Querido J!

      Me entraron escrúpulos con los derechos de las imágenes que usaba antes. A esto se añadió que el programa que utilizaba para hacer las viñetas dejó de funcionar.

      Eliminar
  3. Jajaja, ¡de vuelta al Búnker!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí andamos. Tenía a los mellizos en cuarentena y, aunque se me ocurrió en su momento lo de "El libro gordo de Mariano", las entradas de este me daban más trabajo y, me parece, no alcanzaban el punto de humor de las viñetas.

      Eliminar
  4. No sé qué decir sobre los mellizos. Es la primera vez que los veo. Vienen de antiguo, por lo visto. El chiste es tan real, que ni un amago de risa se atreve a manifestarse.

    El beso de la muerte está genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los mellizos, Oulipo y Luis Cypher, son los primeros heterónimos que me nacieron al empezar en esto de los blogs. Si no han conseguido arrancarte por lo menos una sonrisa es, quizá, porque andan un poco desentrenados. Es que me cuesta sacarlos de su limbo.

      "La mamma morta" de U. Giordano es una de las arias más hermosas que se han compuesto. Tiene su papel, como se puede observar, en el relato que publiqué antes de la viñeta. Aunque me gusta toda clase de música, la ópera, así en conjunto, no me atrae demasiado, pero hay cosas impagables. Descubrí el aria en Philadelphia de J. Demme, como el protagonista del relato y, supongo, tantos otros.

      Eliminar
  5. Encantada de conocer a los mellizos. A decir verdad, me chocó su entrada, o su debut en mi caso. Quizá fuese eso lo que me paralizó un poquillo la sonrisa. No quiero quitarles mérito, ni mucho menos. Alego en mi contra, mi poca capacidad de reacción, o que el momento que escogí para verles no fue el adecuado. Pido disculpas a la pareja.
    Respecto al aria, sabía que provenía del relato anterior, que leí. No entiendo mucho de música, pero la ópera me atrae hasta el punto, a veces, de hacerme llorar.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir