Páginas

3 de octubre de 2012

En las garras de Pinocho


Extraño brebaje el que ingirió Pinocho en la Gamba Roja. Quizá la culpa fuera de la bruja disfrazada de hada, o de la familia monoparental que dejó en manos de un insecto la educación del vástago. El caso es que este Pinocho, con perdón de Collodi, es un monstruo de mucho cuidado cuya garra visible es, obviamente, su nariz falo erecta y pimpante.

Un análisis somero de las secreciones o zarpazos da, entre otros, los siguientes componentes tóxicos: una ruptura que se traviste, por arte de birlibirloque, en reforma, rastros de una píldora llamada “OTAN: de entrada, no”, hilillos de plastilina y armas de destrucción masiva, brotes verdes que no eran billetes y, para terminar, por ejemplo, promesas de no subir los impuestos que se convierten, con un poco más de moco, tendido y distendido, en promesas de no volver a subirlos.


Through the Doors of the Circus (Ergo Phizmiz) / CC BY-NC-SA 2.0

10 comentarios:

  1. ¡Menuda panda de mentirosos dirigen nuestras vidas...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué terrible puede ser la conjugación verbal cuando a la realidad responde.

      Eliminar
  2. ¡Genial! El miembro del susodicho cuelga de lo más rastrero, olisqueando la mierda. Es su pura y neta esencia. Jejeje
    Un inciso:
    En la entrada anterior, me refería como deprimente al siglo, no al texto.
    La música es lo que tiene, que me gusta y entretiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      No solo es mierda lo que huele este Pinocho, sino también dignidad, derechos...

      Por el inciso: ya lo suponía. Pero lo uno lleva a lo otro. Un texto puede ser magnífico y deprimente a la vez. No es desdoro.

      Eliminar
  3. Aprovechemos que son de madera para arrojarlos al fuego a todos juntos. Sus llamas nos calentarían más y mejor que cualquier otra cosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Francisco. Y, después del muñeco o de la marioneta, por el maestro Gepetto o el titiritero.

      Eliminar
  4. Estais apañados los dos, pero no se por qué me da la impresión de que me apunto a esa quema...
    Un abrazo Juan Carlos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que de ilusión también se vive.

      Eliminar

Piénselo bien antes de escribir