Páginas

28 de febrero de 2012

Merkelman, uno y trino

      -Caray, Presi, así, tan rígido, pareces un...
      -¡Calla!
      -Pareces un Merkelman.
      -Ya tuviste que soltarlo... ¡Yo soy uno y trino!
      -¿"Trino"?
      -Sí: que estoy que trino, como Dios manda. Como si no tuviera iniciativa...
      -Es que tanta consulta... De aquí para allá... Molidita estoy: tengo el mapa de Europa, y aun el de Cazalla de la Sierra, si me apuras, grabado en las neuronas.
      -No son consultas, leñe. Son charlas entre amigos con intereses comunes.
      -Ya.
      -¿Cómo que “ya”?
      -Bueno. ¿Y qué?
      -¿Que “qué”?
      -Que me digas algo, hombre, Presi... Es por si tengo que colocar algo por ahí fuera... En Belice, por ejemplo.
      -Mira, Ketty, no estamos para bromas. La herencia que hemos recibido...
      -Le he preguntado a Cristóbal...
      -¿Cristóbal? ¿Qué te ha dicho?
      -Que no me lo va a decir.
      -Un crack como Dios manda.
      -Entonces, ¿qué hago con lo mío?
      -Hay que hacer lo que hay que hacer. Pero yo no sé nada.
      -Uno y trino.
      -Exacto.

8 comentarios:

  1. Me encantan las conversaciones del búnker, ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  2. Al otro le llamaba Sosomán, pero, como dice el refrán, "Otro vendrá que bueno te hará". Ejem, no se si bueno pero al lado de este el anterior hasta tenía su chispa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No saques a Sosomán, el gran culpable.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Tú lo has dicho. Pero algunos más habrían de acompañarle bajo el título o el rótulo.

      Eliminar

Piénselo bien antes de escribir