Páginas

4 de marzo de 2009

Deshaciendo unos versos de Luis Alberto de Cuenca


Buenos comentarios y análisis no faltan a lo que sucede en esta nación de naciones. Para no incurrir en repeticiones que puedan fatigar o enfadar a los amables lectores de esta página, se me ha ocurrido deshacer unos versos de Luis Alberto de Cuenca que hacen las delicias de Oulipo. Ya se sabe que mi hermano es un poco extravagante. Me cuenta el otro mellizo, después de leer ceñudo la contrahechura, así la ha llamado, que Luis Alberto de Cuenca, según dicen, ayudó a dar un vuelco a la poesía española con la publicación de La caja de plata (1985). Me habla confusamente, quizá debido a la ofuscación que lo embarga, de no sé que de experiencia y silencio.

Luis Alberto de Cuenca es un poeta apreciable, sin duda. Lo que no me gusta tanto es que fuera Secretario de Estado de Cultura con Aznar. En fin, el poema al que he faltado al respeto, según mi hermanito, se titula “Mi monstruo favorito” y forma parte de El otro sueño (1987). Antes de salir dando un portazo ha añadido que no le hable por lo menos en dos días y que esta vez me quedo sin imagen que poner. Pues bueno.


CON LAS MANOS EN EL ASA

Qué va a pasar cuando el buen pueblo sepa
que no puedo vivir sin los ladrillos,
sin su dinero bajo mi colchón.
Qué va a pasar cuando descubra un día
las huellas de mi baba en su hipoteca,
y empiece a hacer preguntas, y la rabia
y decepción se agolpen en sus ojos,
y yo confiese al fin que lo he engañado
con mi labia, mi jeta y mis promesas,
y le enseñe orgulloso el chiringuito
donde me lo monto con mi partido.
Qué va a pasar cuando no entienda nada
y me denuncie al juez Garzón.


7 comentarios:

  1. Anonymous4/3/09 22:37

    Pues dirán que el juez Garzón no es competente para investigarte y/o juzgarte, y darán la vuelta a la tortilla diciendo que algún otro (del otro lado) también estaba implicado en algo así, no, algo peor.

    Y crearán comisiones de investigación en las que los investigados serán los que fijen las reglas (por algo tienen mayoría) y decidirán quién debe hablar y quién no. Y se pasarán un mes o dos repartiendo culpas aquí y reproches allá.

    Y al final no quedará nada claro, y tú te irás con un pequeño tirón de orejas a la cama (¡niño malo!) y pensarás con alivio "¡Uf, esta vez casi casi!"

    Ya ves, es así de triste.

    ResponderEliminar
  2. Anonymous4/3/09 22:42

    Por cierto, me gusta más vuestra versión, que el original. Os informo además de que estoy en fase de leerme "La Cruzada de los niños", ya os contaré. Como ya no tengo "itis", ya no tengo tiempo libre, así que lo tendré que aparcar hasta el fin de semana

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta más tu contrahechura que su hecho. Me gusta más, es más actual y más acertada... pero demasiado poética para que se haga realidad. Por desgracia. Malos tiempos para la lírica...

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo con los anteriores. Me gusta más tu versión. Y es que supongo que las versiones o contrahechuras no tienen por qué ser peores, ¿no?
    Aunque parece que eso de la denuncia ante Garzón se desinfla

    ResponderEliminar
  5. Aprovecho que Oulipo y Cypher juegan a las damas porque así no tienen que hablar, para agradeceros vuestras líneas.

    Reconociendo que el artefacto no ha quedado mal, tengo que disentir de vuestra opinión. El poema de Luis Alberto de Cuenca es excelente, menos frívolo de lo que parece y de una envidiable fluidez que se ha perdido un poco en la versión lucypherina, más limitada en cuanto al sentido. Pero, en fin, no se trata ahora de hacer crítica literaria.

    Efectivamente, amigo Anónimo, la respuesta a la pregunta que se plantea en el poema es, por desgracia: nada. Disfruta de La cruzada: merece la pena.

    Dezaragoza: los tiempos nunca han sido buenos para la lírica. Platón ya condenaba a los poetas. No sé si son buenos para la sátira.

    Francisco: depende de originales o textos fuente y contrahechuras, por supuesto. En cuanto a lo de Garzón, ya veremos; pero me parece lo mismo. La respuesta del Supremo es la que ha dado lugar al poema, por cierto. Me temo que va a ser una más: quien hace la ley... o, mejor, quien se sienta en el trono se las sabe casi todas.

    ResponderEliminar
  6. yo no se amigo de bitacoras mucho de politica de allí, pero si me gusta ver la televisión española y recorrer España, con dificultad pero me la camino, te envio un abrazo de luz y un gran fin de semana desde Israel,en Eilat a orillas del Mar Rojo,te saluda Helen.

    ResponderEliminar
  7. Bienvenida, Helen.

    Gracias por tus deseos.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir