Páginas

25 de febrero de 2009

Superventas. Segunda entrega


Hay un silencio tenso en el plató. Nuestros neo-ministros del gabinete de crisis aguardan pacientes los últimos retoques de maquillaje.

LUIS. Fíjate en el pobre Al Kassar. No hay nada peor que equivocarse de bando y montar el negocio sin buscar suficientes garantías.

OULIPO. ¿Por qué lo dices?

LUIS. Hombre: ¿ya estamos como ayer? Pues porque lo condenan a treinta años por traficar con armas que fueron a parar a las FARC. Nosotros no traficamos: autorizamos transferencias de armas o vendemos directamente al gobierno colombiano 110 millones en aeronaves.

OULIPO. ¡Preciosas aeronaves!

LUIS. ¿Cómo?

OULIPO. Es que me encantan los aviones, ya lo sabes.

LUIS. ¿Estás seguro de que has seguido el hilo del argumento?

OULIPO. Que sí. Vas a ver. Déjame que improvise:

De Islamabad a Karachi
Vuelan bombas y torpedos.
De Hyderabad a Lahore,
Misil, si falla el mortero.

Aprovechamos la sorpresa de Cypher para maravillarnos y congratularnos de tener un ministro versificador.

OULIPO. ¿Qué tal?

LUIS. Has olvidado los cohetes, los todoterreno y los 199 mil euros que nos proporcionaron pingües beneficios. Por no hablar del olvido de Rawalpindi, donde asesinaron a Butto. Hubiera quedado de perlas.


Imagen procedente de Fundació per la Pau

OULIPO. Bueno. ¿Y qué me dices de Israel?

LUIS. En primer lugar, el fósforo blanco no se lo hemos vendido nosotros.

OULIPO. Ya. Pero igual cayó con ayuda de nuestros equipos de formación de imagen...

LUIS. Eso nadie puede asegurarlo. Es la consigna.

OULIPO. Es la consigna.

LUIS. Además, hemos condenado enérgicamente la desproporción de los ataques y las víctimas civiles.

OULIPO. Otros hablan de masacre y crímenes de guerra.

LUIS. Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Greenpeace y Fundació per la Pau. Unos radicales. Unos utópicos. Nada puede ni debe detener el progreso de una democracia respetuosa de las libertades y celosa de los derechos.

OULIPO. ¿Es la consigna?

LUIS. Es la consigna. ¿Hace una caña o un café de ochenta céntimos?

OULIPO. Hace. Pero faltan Argelia, Indonesia, Sri Lanka, Arabia Saudita...

LUIS. Ya. Y Bolivia, Cuba, Irán y la China. ¿Hacen unas tapas y un dominó?

OULIPO. Venga.

Queridos telespectadores, los neo-ministros se disponen a abandonar el improvisado plató. Devolvemos la conexión a nuestros estudios.



Para más, o menos, información:

6 comentarios:

  1. Pues eso, que sí, que tenemos un negocio redondo, pero ya sabes que nuestras armas no matan porque las vendemos para misiones de ayuda humanitaria. ¡Oye, si luego las usan para otra cosa...!

    ResponderEliminar
  2. Ya te digo. Lo que peor huele de este asunto es fijarse en qué medios se habla de estas cosas. Como dicen los mellizos: radicales, utópicos.

    Mierda de país.

    ResponderEliminar
  3. Vuelvo sin volver de mi retiro obligado recogiendo anteriores escritos y poniéndome al día, que ya se echaba en falta.

    Brillante continuación la estos neo-ministros, aunque uno se ponga malo literalmente al analizar la situación, más incluso todavía si uno se para a pensar el dolor y la miseria que según afirmaban las cifras el otro día en Público podría barrer tan sólo el 10% de lo que se gasta en armamento a nivel mundial. Además, nos da un poco igual, y obviamente no es un dato en absoluto irrelevante, a dónde va a parar el armamento, puesto que no se me ocurre otro fin que el de subyugar y aterrorizar al pueblo. "Material de defensa", dicen. Me río yo del gobierno de nuestra comunidad y de sus eufemismos. Es indignante, al final todos están hechos de la misma pasta.

    ResponderEliminar
  4. Una gran idea para un post futuro que realizaré en su momento... o no, ya conoces mi pobre cabeza.

    Como siempre, has dado donde duele. Como siempre te responderán la consigna adecuada y como siempre la mayoría de la sociedad se cerrará sobre esas consignas sin querer saber más. No sea que se dén cuenta de su responsabilidad en genocidios programáticos. Sí, mejor cerrar los ojos.

    ResponderEliminar
  5. Anonymous26/2/09 13:55

    Estimados Sres, tengo "itis".

    Laringitis, faringitis, traqueitis, bronquitis... Tengo la "itis" tan extendida que mi médico no se ha atrevido a ubicarla en lugar exacto. Pero lo que sí me ha asegurado es que es una "itis".

    Así que mi "itis" y yo estamos aquí, en casa, con un montón de tiempo libre. Algo que no sucede muy a menudo, por cierto. Y, mira tú por dónde, me he topado con su blog (se dice así, no?). Y confieso que me he entusiasmado. Admiro la belleza de las palabras (no es fácil encontrar palabras bellamente escritas en la red últimamente), la fina ironía, el humor y la contundente denuncia que en él aparecen. Además envidio el talento de aquellos que lo escriben, algo de lo que yo carezco, desgraciadamente.

    Sólo quiero agradecerles que estén ahí. Espero que, una vez mi "itis" haya decidido pasar a mejor vida, pueda seguir teniendo el placer de leerles antes de acostarme.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  6. Paso con cierta premura a agradecer los últimos comentarios.

    Ada: grave y preocupante es que nos dé igual. De ello se valen.

    Dezaragoza: no conozco tanto tu pobre cabeza. Seguro que, con un poco de trabajo, encuentras otro hilo, o varios, para hablar del asunto.

    Anónimo: le agradezco particularmente sus elogios. Le aseguro que no acabo de entender que se oculte en el anonimato; pero lo respeto. Le anuncio que, mientras las neuronas aguanten y las circunstancias no lo impidan, intentaré complacerle, si no cada noche, sí con frecuencia. Esta noche, por ejemplo, podrá probar el huevo que Cypher está a punto de estrellar. Si no le complace lo que lea, le invitó a decirlo. Y, por supuesto, deseo que su salud se restablezca pronto.


    Salud a todos.

    ResponderEliminar

Piénselo bien antes de escribir